OrthodoxChristianity.net
August 21, 2014, 02:19:33 AM *
Welcome, Guest. Please login or register.

Login with username, password and session length
News: Reminder: No political discussions in the public fora.  If you do not have access to the private Politics Forum, please send a PM to Fr. George.
 
   Home   Help Calendar Contact Treasury Tags Login Register  
Poll
Question: Cual usted concidera que es el mejor calendario liturgico para la Iglesia?  (Voting closed: June 24, 2005, 11:01:04 AM)
Juliano - 5 (100%)
Nuevo Calendario- (Gregoriano para las fijas-minea-) - 0 (0%)
Total Voters: 5

Pages: 1   Go Down
  Print  
Author Topic: Calendario  (Read 3824 times) Average Rating: 0
0 Members and 1 Guest are viewing this topic.
Fr Siluan
Jr. Member
**
Offline Offline

Posts: 63


WWW
« on: June 09, 2005, 11:01:04 AM »

Queridos hermanos:

Bueno he abierto esta encuesta porque deseo conocer vuestra opinion, y ademas quizas ayude y motive a participar en este foro. Yo concidero que el correcto y el verdadero, es el Juliano, el Calendario de los Santos Padres.

Con Amor en Cristo

P Siluan
« Last Edit: June 09, 2005, 07:43:31 PM by SiluanD » Logged
Esteban
Member
***
Offline Offline

Faith: Orthodox Christian
Posts: 99



« Reply #1 on: June 09, 2005, 03:05:05 PM »

Escribí un articulo acerca de esto hace algún tiempo; quizás en algún momento tenga el tiempo para traducirlo al español.
Logged

"This life has been given to you for repentance. Do not waste it in vain pursuits."

--St Isaac the Syrian
Fr. David
The Poster Formerly Known as "Pedro"
Archon
********
Offline Offline

Faith: Eastern Orthodox
Jurisdiction: OCA, Diocese of the South
Posts: 2,828



WWW
« Reply #2 on: June 09, 2005, 03:19:44 PM »

Julio,

¿Dónde se lo puede encontrar en inglés?  ¿En tu sitio personal?

Bueno,

Mi opinion será un poquito diferente...mientras yo sí seleccioné el calendario Juliano, lo seleccioné no porque lo veo como "EL calendario de los padres," sino porque no tenemos como la Iglesia otra opción que ha sido elegido ecuménicamente.  Creo que hay muchas razones para considerar el calendario gregoriano, la mayor siendo porque es el calendario de este mundo ahora, y creo que el calendario debería reflejar el del mundo, para que "sane" el tiempo por medio de un "significado sagrado."  Pero, hasta el día en que la Iglesia entera canónicamente decida hacer esto, necesitamos guardar lo que todos teníamos (¿tuvimos?) antes.
« Last Edit: June 09, 2005, 03:21:31 PM by Pedro » Logged

Priest in the Orthodox Church in America - ordained on March 18, 2012

Oh Taste and See (my defunct blog)

From Protestant to Orthodox (my conversion story)
Fr Siluan
Jr. Member
**
Offline Offline

Posts: 63


WWW
« Reply #3 on: June 09, 2005, 07:41:58 PM »

Querido Pedro:

Creo que no ha sido una decision tan unanime o ecumenica, la introduccion del nuevo calendario ha traido muchos problemas... y los sigue trayendo pues todavia en la Ortodoxia Oficial hay muchas Iglesia, sobre todo las eslavas no siguen el nuevo calendario y hace que muchas fiestas inpotantes como Navidad, Epifania etc no se festejen el mismo dia... realmente esto es un desastre en todo sentido y trae confusion.

El problema tambien es peor porque si fuera que se hubiera introducido el calendario gregoriano integro no hubiera sido tanto problema (aunque viola el primer Concilio Ecumenico, este es el caso de la Iglesia de Finlandia), lo que pasa es que este calendario es un mix de ambos, utiliza el calendario gregoriano para el minea y el juliano para el Paschalion.

Querido Julio, yo puedo acercar tambien un articulo en español sobre el tema, aunque es algo viejo, explica muy bien cientificamente y en la practica porque es mejor el caledario Juliano, y asegura que este calendario es mas esacto porque es un calendario lunar-solar y el gregoriano es solo solar. Ademas del problema que trae el calendario nuevo en  la iglesia porque acorta periodos como el ayuno de los Apostoles. Yo trataré de escanear este articulo.

Con Amor en Cristo

Padre Siluan

« Last Edit: June 09, 2005, 07:42:34 PM by SiluanD » Logged
Fr Siluan
Jr. Member
**
Offline Offline

Posts: 63


WWW
« Reply #4 on: June 28, 2005, 10:52:32 AM »

Bueno, ahora estamos pasando por uno de los periodos complicados en cuanto al tema de los Calendarios, ayer comenzamos el Ayuno de los Apostoles, y mientras que los de viejo calendario respetaremos este ayuno que concluye el 12 de Julio segun el calendario civil (es decir 29 de Junio segun el eclesiastico), que es la Fiesta de Gloriosos Apostoles Pedro y Pablo, las personas de nuevo calendario tendran solo tres dias de ayuno.
« Last Edit: June 28, 2005, 10:53:23 AM by SiluanD » Logged
Fr. David
The Poster Formerly Known as "Pedro"
Archon
********
Offline Offline

Faith: Eastern Orthodox
Jurisdiction: OCA, Diocese of the South
Posts: 2,828



WWW
« Reply #5 on: June 29, 2005, 12:17:28 AM »

Bueno, ahora estamos pasando por uno de los periodos complicados en cuanto al tema de los Calendarios, ayer comenzamos el Ayuno de los Apostoles, y mientras que los de viejo calendario respetaremos este ayuno que concluye el 12 de Julio segun el calendario civil (es decir 29 de Junio segun el eclesiastico), que es la Fiesta de Gloriosos Apostoles Pedro y Pablo, las personas de nuevo calendario tendran solo tres dias de ayuno.

Sí...en el nuevo calendario tenemos este problema, y en el viejo calendario hemos tenido que implementar el "Kiriopascha," cuando celebramos la Anunciación y la Resurección a la vez...o también podría ser que la Anunciación ocurriera durante la Semana Santa -- y yo diría que celebrar otra fiesta durante estos días solemnes y/o gloriosos es más de una lástima que un período corto de ayunar para los apóstoles, por lamentoso que sea eso.
« Last Edit: June 29, 2005, 12:18:33 AM by Pedro » Logged

Priest in the Orthodox Church in America - ordained on March 18, 2012

Oh Taste and See (my defunct blog)

From Protestant to Orthodox (my conversion story)
Esteban
Member
***
Offline Offline

Faith: Orthodox Christian
Posts: 99



« Reply #6 on: June 29, 2005, 10:56:58 AM »

Querido Pedro, permíteme estar enérgicamente en desacuerdo. La Kyriopascha y la coincidencia de la Anunciación con otros días de la Semana Santa no destruyen la armonía de los ciclos litúrgicos en manera alguna. Es más, el hecho de que haya rúbricas detalladas en el Typikon para tales casos nos indica la inmensa importancia adscrita por nuestros santos padres a la íntegra observación de los ciclos. ¡Ni la Pascua misma, que es la Fiesta de las fiestas, puede desplazar el ciclo del Menaion! Además, si nuestros santos padres hubiesen entendido que la coincidencia de la fiesta con la Semana Mayor verdaderamente representa un problema, sencillamente hubiesen ordenado que se transfiera. Este, empero, no es el caso. Aprendamos esta lección, y no "experimentemos" con la integridad y armonía de los ciclos litúrgicos.

La materia del Ayuno de los Apóstoles en el nuevo calendario es uno de resultados más horribles de tales experimentos. La virtual abolición de este ayuno es una desgracia, y no tiene ninguna justificación.

[Y fuera del tema: Pedro, ¡FELICIDADES!  Grin ]
« Last Edit: June 29, 2005, 10:59:15 AM by Julio » Logged

"This life has been given to you for repentance. Do not waste it in vain pursuits."

--St Isaac the Syrian
Fr Siluan
Jr. Member
**
Offline Offline

Posts: 63


WWW
« Reply #7 on: August 12, 2005, 02:34:28 PM »

COMPRENSIÓN DE NUESTRO CALENDARIO ECLESIÁSTICO
(Fundamentos científicos e históricos)

El difunto Muy Rev. Boris Molchanov compuso este estudio del desarrollo de los calendarios civil y eclesiástico y del Pascalion o Ciclo Pascual. y concluye demostrando profundamente los indisolubles lazos entre el Calendario Juliano y el Calendario Eclesiástico.

Indica claramente por qué no es posible un compromiso entre el Pascalion de la Santa Iglesia y el mal concebido Calendario Gregoriano.

No seria posible comprender la cuestión del calendario sin estudiar minuciosamente estos fundamentos materiales y ponderando las conclusiones.

Prefacio:

En vistas de la falta de literatura popular sobre el Calendario Eclesiástico, uno frecuentemente debe oír corno gente que es completamente incompetente en esta cuestión expresa insatisfacción con la obstinación de nuestra jerarquía eclesiástica que adhiere al Calendario Juliano y que no desea saber de sus inconvenientes prácticos -y esto ocurre especialmente entre nuestra juventud que estudia en un medio no-ortodoxo. Sus frívolas demandas para la celebración de nuestros días santos al mismo tiempo que los heterodoxos- de acuerdo al Calendario Gregoriano-para nuestro pesar y vergüenza, testifica elocuentemente la completa falta de comprensión del valioso tesoro que quieren desechar. Tal evaluación incorrecta de nuestro Calendario, sutilmente enraizada en la conciencia de miembros de nuestra Iglesia, puede fácilmente traemos grandes y catastróficas divisiones.

El autor considera oportuno empeñarse en su modesto intento por dar una explicación popular de nuestro Calendario Eclesiástico, de la que surja toda la importancia de su preservación.

Corno base para su obra, el autor utilizó "La Cronología de la Iglesia", obra del sabio astrónomo A. Predtechensky del Observatorio de Pulkova. Todos los cálculos y citas son de la edición original de este libro.

l. El calendario lunar

"La melancólica luminaria de nuestras noches", que fue creada según las palabras del salmista "para los tiempos y estaciones". Es decir, para la medida del tiempo, atrajo muy tempranamente la atención del hombre por los cambios en su aspecto. Desde tiempos inmemoriales comenzó a servir para la medida de periodos de tiempo que excedían un día entero. El uso de la luna para este propósito era lo más racional y natural hasta que el hombre aprendió a hacer complejas observaciones astronómicas.

Definir la duración del tiempo que pasa entre dos lunas llenas es incomparablemente más fácil que computar el número de días en que el sol retorna al punto del mismo equinoccio o estación".

Por eso, el calendario lunar era de uso general en todos los países del antiguo Oriente mucho antes del nacimiento de Cristo.

Hacia el comienzo del cuarto siglo antes de Cristo, después del descubrimiento del ciclo de 19 años por el astrónomo griego Meton, el calendario lunar tenía forma tan perfecta que se conservó sin cambios hasta el presente. Los antiguos griegos adhirieron al año lunar a lo largo de su historia, y los judíos adhieren a él aún hoy. Corno calendario bíblico de acuerdo al cual Nuestro Señor Jesucristo vivió, sufrió por nosotros y resucitó, la cronología lunar entró en el calendario de la Iglesia Cristiana desde su mismo principio.

La duración del mes lunar, entonces, fue definida con gran precisión. En nuestro calendario Eclesiástico se cita que "cada luna tiene 29 días y medio día, y media hora, y la quinta parte de una hora", es decir, 29 días, 12.7 horas o 29.52 días. Ahora la extensión del mes lunar con precisión astronómica, es definida corno igual a 29.530588 días.

Tal exactitud astronómica no tiene significado para el calendario lunar, desde que si se tabulasen no sólo los días sino las horas con sus miles de fracciones, seria necesario (con cualquier tipo de calendario) iniciar cada nuevo mes en diferentes horas del día.

"Era muy natural empezar a contar los meses alternativamente en 29 y 30 días. Es evidente que tal alternación en los meses lunares es más racional que nuestros meses solares que están sujetos a mayores alternaciones -31, 30, 29 Y 28 días, siguiendo uno a otro en una secuencia completamente arbitraria".

El inicio del año lunar es la luna nueva del primer mes de primavera (en el hemisferio Norte. N. del T.)-(esto corresponde a marzo del año solar). Desde que esta nueva luna puede ocurrir en cualquier día del 12 al 29 de marzo, el principio del año lunar raramente coincide con el inicio del año solar en marzo,

El primer mes de primavera del año lunar es llamado Nisan por los judíos. El año lunar tiene 12 meses, de 30 o 29 días, y es igual a 354 días. Al ser más corto en 11 días que el año solar, un año lunar no puede comenzar siguiendo inmediatamente el fin del precedente. Por ello, respecto al inicio del año solar, 12 de marzo, siempre queda un corto resto del año lunar como una décima tercera luna incompleta.

Esto no entra en el cálculo del año lunar dado.

2. El calendario solar

a) El año sótico: Los eduditos sacerdotes-astrónomos egipcios comenzaron a usar adicionalmente al calendario lunar, otro método de cronología. En la remota antigüedad, establecieron la duración del tiempo entre dos sucesivas inundaciones del Nilo y de dos advenimientos del equinoccio vernal, (que calcularon como un poco más que 365 días y seis horas). Por lo tanto, cada cuatro años su equinoccio vernal (primavera) ocurre un día más tarde. A causa de tal incremento del retardo del año sótico egipcio, el día fundamental (el día en que la estrella Sirio aparece por primera vez en el año, y en que con precisión matemática comienza el desborde del Nilo) caía en diversas fechas de varios meses. Retornaba al punto de partida sólo después de 365 periodos de cuatro años, es decir, después de 1461 años. Pero este tiempo consistía sólo en 1460 verdaderos años solares. Los egipcios resolvieron este problema simplemente ignorando el año calculado superfluo, y comenzando de nuevo, corrigiendo así el error.

b) El año Juliano: Cuando los romanos conquistaron Egipto, se acostumbraron a la cronología egipcia que era nueva para ellos. Julio César decidió introducirla , en una forma más precisa, en Roma.

Entre otras cosas, era necesario correlacionar el año solar con la posición del sol en Europa y con las estaciones europeas. "El año que fue adoptado por Julio César, por consejo del astrónomo alejandrino Sosogenes, era de 365 días y seis horas. Para mantener la precisión en el trato con las seis horas extras, se acordó que por periodos de tres años fuesen contados 365 días, pero al cuarto año se agregaba un día, compuesto de las cuatro fracciones de seis horas acumuladas. Este año bisiesto contaba 366 días. Este arreglo continúa al presente".

La nueva cronología juliana fue aceptada por los egipcios que comenzaron un nuevo calendario con la "Era de Actium", es decir, desde el tiempo de la batalla de Actium en la cual los romanos conquistaron Egipto.

Esta batalla ocurrió en los últimos días de agosto-29 de agosto en el Calendario Juliano. Pareciera que fue esta circunstancia, entre otras, la causa de que nuestro Calendario Eclesiástico sea calculado de acuerdo a las indicciones romanas, comenzando el 1º de septiembre.

Es así que nuestro calendario de la Iglesia contiene en sí vestigios de todos los desarrollos de la cronología desde el mismo principio de la civilización.

3. Concordancia del calendario lunar con el solar.

a) El año lunar en relación con el año sótico:

No era necesario poseer un especial talento de observación para darse cuenta que de una primavera a otra, de una inundación del Nilo a otra, pasaban más de doce pero menos de trece lunas o meses lunares.

Para ecualizar los cálculos de los años lunares (más cortos) con el cálculo de los años solares (más largos), los egipcios decidieron contar los años alternadamente, dos por doce meses y el tercero por trece meses, y los siguientes dos de doce meses y así sucesivamente. En un periodo lunar de diecinueve años, el 8º, el 11º, el 14º, el 17º y el 19º años eran contados por trece meses. Cuando totalizamos la suma de días de tal periodo lunar de 19 años y la suma de días contenidos en 19 años del calendario solar egipcio, ambas cifras son iguales.

Tal igualdad de días llevó el inicio del año lunar y el inicio del año solar a un mutuo orden de partida, cuando el primer mes del año lunar y el primer mes del año solar empiezan, en el periodo del equinoccio de primavera.

Este sistema y el ciclo lunar de 19 años fueron creados por el astrónomo griego Meton cuatro siglos antes de la era cristiana. (Una tabla del ciclo lunar de 19 años está dada en el original pero aquí se omite).

"Así, cuando el primer mes de un año lunar coincide con el primer mes del año sótico,  la coincidencia se repetirá cada 19 años, sirviendo como indicación visible de la precisión de los cálculos por años lunares".

b) El año lunar  en relación con el año Juliano:

Gracias a Meton, la concordancia del año lunar con el sótico (Solar Egipcio).,fue fácilmente realizada. En los ciclos lunar y solar de 19 años, había idéntico número de días - 6935. "La adaptación del calendario lunar al Juliano fue más dificultoso. En el ciclo de 19 años Julianos, había no 6935, sino 6939 días, y 18 horas. Esto significa que, respecto al verdadero cálculo del tiempo, el año lunar: avanza cuatro días, mientras que el año Juliano retarda cerca de cinco días. En consecuencia, si en algún año el 12 de Nisán coincide con el 1º de marzo, (el primer día del año lunar con el primer mes del año Juliano solar) entonces 19 años después, el 1º de Nisán ocurrirá seis horas antes del inicio del 1º de marzo.

Sin embargo, era fácilmente observable que tal variación no era incesante, sino que ocurría sobre un muy pequeño periodo. Ciertamente, en cuatro ciclos de 19 años (76 años lunares), se cuentan 27740 días, pero en 76 años solares Julianos, hay 19 días más (como resultado de la adición de un día en cada año bisiesto), es decir 27759 días.

Como resultado, en 76 años, el cálculo lunar avanza 19 días (es decir. el equinoccio de primavera ocurre 19 días después) mientras que el calendario Juliano, por la adición de 19 días en 76 años, retarda el equinoccio de primavera en 19 días.

Por ello, en 76 años, el inicio del año lunar coincide en precisión con el comienzo del Juliano, de tal manera que las fases lunares, calculadas por ciclo,  ocurrirán en las mismas fechas Julianas en que lo hicieron 76 años antes.

En 76 años solares, trascurren con precisión 76 años lunares y 76 años Julianos, 76 años después de que los años Juliano y solar comienzan juntos, terminarán juntos uno y otro ciclo. El 772 año empezará no sólo en uno y el mismo día, sino precisamente a la misma hora.

El resultado del cálculo de años lunares junto con los Julianos produce exactamente el mismo resultado que si uno adicionase  4 días, o mejor aún., que uno adicionase 19 días sobre el cumplimiento de 76 años. Así., en comparación de años lunares con años solares Julianos, en el ciclo Metódico, no es necesario tomar en cuenta los años bisiestos para la cuenta, sino sencillamente contar todos los 19 años como simples de 365 días".

4. Nuestro Calendario Eclesiástico.

En algunos antiguos íconos de la Crucifixión del Hijo de Dios, puede verse la ilustración del Sol y de la Luna. Esto habla del hecho que ambos calendarios, solar y lunar., con su infalible concordancia mutua, deben participar en la glorificación por la Iglesia de los eventos de nuestra salvación. En nuestro calendario eclesiástico, que responde plenamente a nuestros divinos servicios, ambos cálculos, solar y lunar, participan simultáneamente. Algunos de los Libros de Servicios de la Iglesia contienen divinos Oficios que son efectuados de acuerdo al calendario solar (los Mineas Mensual y Festivo,  por ejemplo), mientras en otros, están contenidos Servicios que se celebran de acuerdo al calendario lunar (el Triodion de Cuaresma, el Pentecostarion y el Octoecos). Calculamos de acuerdo al calendario lunar nuestro más importante día festivo,  la Resurrección de Cristo, así como todos los días santos estrechamente ligados a él en contenido y dependientes de él de acuerdo con la cronología (la Gran Cuaresma con las semanas preparatorias. la Ascensión del Señor. el comienzo del Ayuno de San Pedro y su duración, y todo el cálculo de Pentecostés).

Dado que el principio del año lunar (1º de Nisán) raramente coincide con el comienzo del año solar Juliano (1º de marzo). la fiesta de la Pascua Cristiana ocurre en diversas fechas de los meses Julianos de marzo y abril. El cálculo del tiempo de Pascua de acuerdo a la cronología lunar y solar, se convirtió en una compleja ciencia denominada Pascalion. En esta área de precisa e indisoluble concordancia lunar con la cronología Juliana, tenemos la insuperada obra de los astrónomos alejandrinos (fines del tercer siglo) que la Iglesia preserva cuidadosamente y que está impresa en diversos libros de divinos Servicios en forma de "Almanaque Pascual".

5. Los vínculos del calendario  lunar con el Juliano en el Pascalíon cristiano ortodoxo.

Habiendo estudiado nuestro Pascalion, estamos irresistiblemente asombrados por la ingeniosa obra de los científicos alejandrinos que lograron, en el Pascalion,  una inalterable unión del calendario solar Juliano con el lunar. Los astrónomos alejandrinos del siglo III conocían bien el retraso del calendario Juliano respecto del Sol.

Sin embargo, ellos no rechazaron el calendario Juliano sino que sabiamente hicieron uso de sus errores para una estable concordancia con el año lunar, lo que está en la base de nuestro Pascalion.

El calendario Juliano permanece atrasado respecto al verdadero tiempo solar, y el calendario lunar también, junto con el calendario Juliano. "El año lunar está eternamente ligado al Juliano, y una perpetua retardación del primero respecto del segundo no es posible. El retraso del año Juliano es igual al retraso del lunar. El equinoccio retarda igualmente en ambas cronologías".

La diferencia entre el calendario lunar y nuestro calendario Juliano no excede una hora y media en el lapso de un milenio.

Podemos ver por nosotros mismos como todas las lunas llenas Pascuales calculadas para mil años anticipadamente en nuestro Pascálion, caen precisamente en todas las fechas indicadas en el calendario Juliano, pero de ninguna manera coinciden con el calendario Gregoriano.

La inalterable ligazón del calendario Juliano con el lunar se hace especialmente vívida por el siguiente fenómeno constante y periódico:

Sabemos que el ciclo lunar es igual a 19 años, mientras que el ciclo solar es igual a 28 años. Analicemos estas cifras por elementales multiplicaciones: 19 = 1 x 19; 28 = 4 x 7. ¿Qué ocurre cuando los multiplicamos cruzados? 19 x 4 = 76, es decir, tal periodo de 76 año en cuyo lapso o intervalo el inicio del año lunar coincide con precisión con el principio del Juliano (como se mostró en el capítulo tres).

Ahora, si multiplicamos 76 por 7 obtenemos 532, es, decir el periodo en cuyo lapso Pascua ocurre en' los mismos días y meses en que fue celebrada desde el mismo principio y durante toda la duración de la indicción. En vista de tan estable relación entre el año lunar con el Juliano, no puede hablarse de ningún cambio del calendario Juliano, pues de otra manera inevitablemente ocurriría una violación de todo el bien formado y armonioso sistema de nuestro Pascalion, y la introducción de una gran confusión en todos los cálculos Pascuales.

Lamentablemente, el atolondrado experimento de cambiar el calendario Juliano fue hecho en Roma, y ahora podemos ver sus lastimosas consecuencias. (Hizo imposible la obediencia de Roma a los Santos Cánones. dados a la Santa Iglesia por el Espíritu Santo. Viéndose forzada por el nuevo calendario a abandonar el Pascalion canónico)

6. La reforma latina del calendario y sus consecuencias sobre la armonía litúrgica.

En el Vaticano, en la torre de los cuatro vientos, hay una habitación que ha conservado el nombre de "Sala del Calendris"-la Sala del Calendario. En 1582, el Papa Gregario XIII estaba sentado en esta sala y observó con interés el rayo de sol que pasaba sobre el piso donde había dibujada una línea de norte a sur.

En esos tiempos, los científicos italianos Ignacio Dante, Aloisio Lilio, Cristóforo Clavio y Pedro Cicchone, convencieron al Papa que el calendario cae retrasado respecto del sol y que necesitaba corrección.

El Papa exigió pruebas. Entonces los científicos trazaron una línea en el piso de la Sala del Calendario, y atravesaron con una perforación la pared del sur, para la entrada a la Sala del rayo del sol.

El Papa fue invitado a convencerse visualmente de la corrección de sus aserciones.

Ellos probaron tener razón: los días de los solsticios y equinoccios fueron distanciados en diez días. El sol mismo testificaba sobre la retardación del calendario Juliano. El Papa fue convencido.

En 1582, la reforma del calendario fue aprobada. Después del 4 de octubre, se pasó al 15 de octubre.

Si el conocimiento de los científicos italianos del siglo XVI se hubiese siquiera acercado al conocimiento de los compiladores del Pascalion (los científicos alejandrinos del siglo III) entonces ellos mismos hubiesen rechazado su plan de reforma del calendario.

Desafortunadamente, estaban lejos de la iluminación de los científicos alejandrinos, que ya en el siglo III sabían muy bien lo que los científicos italianos entendieron recién en el siglo XVI: la retardación del calendario.

La reforma misma fue instituida primitiva y toscamente. Porque en lugar de ordenar que el 5 de octubre sea el 15 de octubre, la reforma podía haberse introducido gradual y ordenadamente en un espacio de 40 años simplemente no contando un día demás en los años bisiestos y considerando todos los años como simples en ese periodo de 40 años. Pareciera, en realidad, que gracias a tan primitivo método de reforma, los primeros violadores de la misma fueron los reformadores, es decir, los  astrónomos italianos, que se vieron pronto con múltiples dificultades prácticas. ¿Cómo podían llevar el diario de sus observaciones astronómicas en el cual debían anotar no sólo los días sino las horas y minutos,  habiendo creado una brecha de diez días? ¿Cómo podían hacer sus cálculos después de que por medio de su reforma rompieron todos los lazos con la uniformidad del anterior calendario? El único medio para salir de este aprieto hubiese sido el retomo al calendario Juliano y la continuación de su uso en todos los cálculos con un simple cambio de los resultados de sus cálculos obtenidos en las fechas del calendario Juliano por nuevas cifras (es decir. se hubiese obtenido la misma exactitud de cronología. y no se hubiese roto la cronología solar y lunar).

¿Valía la pena hacer una reforma del calendario porque había un retardo en la cronología Juliana?

El más decisivo oponente a la reforma latina resultó ser la cronología lunar que de ninguna manera podía tener alguna unión con el nuevo calendario. Por ello los reformadores italianos se vieron forzados a cambiar todo el Pascalion. La más bella obra de los científicos de Alejandría fue mutilada y distorsionada. Su ingeniosamente simple y preciso sistema fue reemplazado por un nuevo y engorroso sistema, que no alcanzó los elevados designios del anterior.

La armonía del año lunar con el año solar fue violada.

"El orden de los cálculos de los ciclos lunares fue cambiado y los reformadores comenzaron a calcular los movimientos de la luna artificialmente mediante la introducción de una aceleración de un día en  310 años. El resultado fue que su Pascua, en algunos años, coincide con la Pascua Judía, un evento que está específicamente condenado y prohibido por el Primer Concilio Ecuménico...

Si los demasiado confiados en sí mismos compiladores del nuevo calendario, Aloisio Lilio y sus colegas, se hubiesen preocupado en estudiar el calendario judío contemporáneo, no hubiesen introducido la desafortunada alteración lunar".

El reemplazo del calendario Juliano por el Gregoriano, fue como reemplazar una elevada creación artística por un pobre y crudo tallado. Los científicos italianos del siglo XVI, con su nuevo calendario, erigieron un monumento a su propia y autoconfiada ignorancia.

7. ¿Es posible un compromiso?

Los reformadores latinos, como hemos visto, habiendo cambiado el calendario solar, se vieron forzados a alterar la cronología lunar también, y junto con el año lunar, todo el Pascalion.

Muchos cristianos ortodoxos, a la vez que entienden la completa imposibilidad para la Santa Iglesia de rechazar el calendario lunar y las reglas canónicas para la celebración de la Pascua, no se dan cuenta de los indisolubles lazos de nuestro Pascalion con el calendario Juliano. Tales personas, mal informadas, frecuentemente hablan acerca de la propuesta de un compromiso: dejar nuestro Pascalion sin modificaciones, es decir, celebrar Pascua y todas las fiestas y días relacionados con ella, de acuerdo al calendario lunar; pero llevar a cabo los Divinos Servicios de acuerdo al nuevo calendario Gregoriano.

Tal propuesta es reforzada por nociones acerca de la necesidad para nuestros hijos que concurren a escuelas no ortodoxas, de celebrar todos los días santos de acuerdo a las vacaciones legales de los no ortodoxos, según el cómputo Gregoriano.

No desean los inconvenientes de celebrar los días santos de acuerdo al calendario de la Santa Iglesia, que no es usado por las autoridades seculares aquí.

No queremos argüir contra ciertas dificultades que nuestros hijos en edad escolar pueden tener al observar las fiestas cristianas ortodoxas según nuestro calendario eclesiástico. Existen dichos inconvenientes, por supuesto, pero es necesario no exagerarlos. Los niños judíos y musulmanes hallan posible observar sus días festivos sin cambiar su calendario. (¿Si hasta los no cristianos tienen el coraje de mantener sus ayunos cuando otros están festejando, y de mantener fielmente su cronología, qué excusa podemos tener de hacer menos?).

¿Por qué es que sólo entre nosotros crecen tales deseos de rendir nuestro calendario Juliano?

Viendo la maravillosa armonía entre los calendarios lunar y Juliano, puede notarse que es completamente imposible cambiar este último sin alterar el primero. La desmañada experiencia latina de reforma del calendario solar, que no puede evitar alterar (artificialmente) el año lunar, debe ser una constante advertencia para nosotros.

Los autores de propuestas de acuerdos no pueden desestimar las completamente inadmisibles situaciones que surgen de intentar el uso del Pascalion canónico en conjunción con el calendario Gregoriano.

Un ejemplo de tal situación ocurrió en 1959. En ese año. Pascua fue en Abril 20. El día de Pentecostés cayó el 8 de junio (todas las fechas del año lunar están indicadas de acuerdo a las fechas del calendario Juliano). Ocho días después, el 16 de junio, comenzó el ayuno de San Pedro y continuó hasta el día de los santos apóstoles San Pedro y San Pablo (29 de junio).

Si hubiese sido usado el nuevo calendario Gregoriano, el comienzo del ayuno de San Pedro hubiera caído el 29 de junio, el mismo día de la fiesta de San Pedro y San Pablo, y así el ayuno de San Pedro no hubiese sido observado del todo.

Esto ocurriría en todos los casos en que Pascua cayese entre el 20 Y el 25 de abril (del viejo modo). El ayuno de San Pedro desaparecería bajo el calendario Gregoriano.

La Santa Iglesia no puede de ninguna manera renunciar a las ordenanzas apostólicas. En consecuencia, no puede aceptar el calendario Gregoriano, ni bajo condiciones de compromiso.


Logged
Luis_Garza
Newbie
*
Offline Offline

Posts: 21


« Reply #8 on: September 15, 2005, 11:03:04 PM »

Creo que primero es necesario dejar en claro la precisión de cada calendario, así que añado estos datos a la discusión.

Habría que decir no podemos saber si un calendario es preciso o no a no ser que sepamos también para que lo queremos, en este caso enfoco mi explicación tomando en cuenta que el calendario juliano es un calendario solar y que su fin era determinar la duración exacta del año, y entendiendo que la duración exacta de un año no tiene por que ser la duración de un período eclesiastico.

El calendario juliano como calendario solar es evidentemente impreciso es decir al considerar 365 días y solo un día adicional cada 4 años estamos hablando de que el año juliano dura (4 X 365 + 1) / 4 = 365.25.

Hoy en día sabemos que un año dura 365.24219 días  esto significa que el calendario gregoriano tiene un error en exeso (es decir es mas largo que el año real) de aproximadamente 0.00781 días lo cual significa que con el transcurso de los años hay que quitar un día.

El calendario Gregoriano dura (400 X 365 + 97)/400 = 365.2425 días  (en 400 años solo se agregan 97 días en los bisiestos), también tiene un error en exeso aproximado de 0.00031 días pero este error es menor que el error que tiene el calendario juliano.

Tenemos otro calendario todavía mas preciso que el gregoriano, se trata del calendario Azteca, este calendario tiene un periodo de 520 años en los cuales añaden 126 días bisiestos (520 X 365 + 126)/520 lo cual da aproximadamente 365.242308 días lo que dá un error por exeso de 0.000011769 días lo cual por mucho es mas preciso que el calendario Gregoriano ni que decir del juliano.

Teniendo el dato mas preciso de la duración del año pude diseñar un calendario mas preciso aún y que a su vez es bastante simple y que ademas lo pude ver confirmado en algún otro lado.

consiste en agregar un día cada 4 años y suprimirlo cada 128
esto nos da una duración de 365.242188 días con un error por defecto de 0.00000025 días lo cual es mucho mejor que el calendario azteca.

¿que significan estos errores? estos errores significan que cada cierto periodo de tiempo es necesario añadir o quitar un día para corregir el error, por ejemplo

El error del año juliano 0.00781 días forma un día que hay que quitar cada 1/0.00781 = 128.0409 años

El error del año Gregoriano 0.00031 forma un día que hay que quitar cada 1/ 0.00031 = 3,225.8064 años

El error del año Azteca 0.000011769 forma un día que hay que quitar cada 1/ 0.000011769 = 8,496.73203 años

El error del calendario que diseñé 0.0000025 forma un día que hay que agregar cada 1/ 0.0000025 = 400,000 años

--
Anticipadamente les aviso que desconozco muchos detalles del calendario eclesiástico o tal vez todos los detalles.

Con estos datos yo me doy una idea que de mantenerse el calendario Juliano es por una cuestión meramente ritual, cumplimiento de canones etc dado que su precisión solar esta por demás visto que esta superada por otros calendarios.

Realmente no estoy seguro pero me parece que el calendario judío tuvo su última reforma en el siglo IV y tengo entendido que desde entonces el calendario judío no ha sido reformado,me aventuraría a sugerir que siendo el calendario judío un calendario lunisolar no solamente regido por la luna sino también regido por el sol, fue influido por el calendario Juliano en cuanto a su parte solar, luego esto significaría que solo el calendario juliano puede servir para calcular el 14 de Nisan del calendario judío.

En mi opinión seguir un calendario solar exacto tiene la ventaja de que si el sol y la luna tienen que coincidir para la pascua entonces el calendario juliano no sirve para este fin dado que el calendario juliano está incapacitado desde hace varios años para determinar el solsticio de primavera con precisión.

Por otro lado seguir un calendario solar lo mas exacto posible puede ocasionar que la pascua ortodoxa coincida con la pascua judía, cosa que está prohibida en los canones.

Y a este paso dentro de algunos años (muchos años) la pascua ortodoxa estará celebrandose en el equinoccio de verano.

No estoy seguro pero me parece que en algún concilio se establece que la pascua se tiene que celebrar prácticamente el primer domingo despues de la primera luna llena que ocurra después del solsticio de primavera, si esto fuera cierto esto es algo que no se está cumpliendo, me gustaría saber si alguien puede aclarar este detalle.

Por otro lado me parece interpretar la idea de no celebrar la pascua con los judios como una muestra de NO comunion con los judios, en el pasado esto pudiera haber parecido importante dado que inicialmente se confundia a los cristianos con judios pero hoy en día parece ser que esta claro que los cristianos no son judios.

Sin embargo la Iglesia Ortodoxa tiene que poner atención a las reformas del calendario judio para evitar celebrar con ellos la pascua, no se si sea adecuado que las festividades ortodoxas esten sujetas a los cambios que decidan los judios hacer con su calendario.

Definitivamente una mezcla de calendarios no parece ser la mejor opción, de hecho creo que es lo peor que se puede hacer.

Por otro lado la supuesta armonia entre el calendario juliano y el período lunar no aventaja en mucho a un calendario mas preciso, aunque ciertamente los otros calendarios tenderán a desfazarse mas rápido que el juliano en lo que se refiere al ciclo de 76 años, sin embargo esta armonía no se corresponde para nada con el año solar real, es decir es mantenida de forma artificial con los fines que se quiera, que en este caso parecen ser fines liturgicos.

Me da también la impresión de que si los astrónomos pudieron elaborar tablas precisas de la lunación y predecir las fechas en el calendario juliano durante mil años o no se cuantos es por que conocían con bastante precisión el periodo lunar (recordemos que es mas fácil determinar con precisión el periodo lunar que el solar) y tomando como base el calendario solar juliano simplemente predijeron las fechas julianas en que caerían las lunas y lo mismo hubieran podido hacer si contaran con cualquier otro calendario.

Lo que si tal vez no hubieran podido hacer es que cada 76 años una luna cayera en el mismo día juliano.

Finalmente me parece que no hay problema en seguir el calendario juliano, no estoy en contra de seguir con una tradición sino al contrario, no veo por que cambiarla, ni estoy en contra de seguir los dictados de la Iglesia, pero no creo que podamos ni debamos arguir ciencia en algo que puede ser considerado como un error o como una armonía artificial (la cual seguro requiere ajustes cada determinado tiempo).

Saludos

P.D. El texto me parece extenso y mis opiniones son algo generales en relación al mismo, tal vez una discusión mas detallada permita tener una mejor percepción del problema.
Logged
Fr. David
The Poster Formerly Known as "Pedro"
Archon
********
Offline Offline

Faith: Eastern Orthodox
Jurisdiction: OCA, Diocese of the South
Posts: 2,828



WWW
« Reply #9 on: September 16, 2005, 08:18:07 PM »

Luis,

¡Bienvenido al foro!  Siempre es bueno dar la bienvenida a otro hermano hispanoparlante.

Sus pensamientos me impresionan.  Gracias por compartir.

Quote
Con estos datos yo me doy una idea que de mantenerse el calendario Juliano es por una cuestión meramente ritual, cumplimiento de canones etc dado que su precisión solar esta por demás visto que esta superada por otros calendarios.

Así opino yo.  Tenemos una situación hoy en día que los Padres de la Iglesia no anticipaban.  Y, además, a pesar de que a mí no me gusta la manera en que se puso en práctica el calendario gregoriano--creo que la iglesia entera necesita estar de acuerdo acerca de esto y no sólo unas pocas partes--me parece que, al seguir usando el calendario juliano hemos perdido algo del sentimiento de "redimir el tiempo."  El calendario que debemos usar, creo, es el calendario que más corresponde a las fechas que se usan por los que están alrededor de nosotros en el mundo.  Me parece que tendríamos razón si eventualmente y como una familia unida pusiéramos en práctica el uso del calendario gregoriano (o, por lo menos, una versión modificada de el juliano para que las fechas correspondan al resto del mundo pero no tengan las inexactitudes del presente juliano).

¿Pero qué sé yo?  No soy un experto; no más un moderador.

Paz...
Logged

Priest in the Orthodox Church in America - ordained on March 18, 2012

Oh Taste and See (my defunct blog)

From Protestant to Orthodox (my conversion story)
Luis_Garza
Newbie
*
Offline Offline

Posts: 21


« Reply #10 on: September 19, 2005, 01:03:40 PM »

Pedro,

Agradezco tu bienvenida.

Me parece que la Iglesia debe decidir su calendario como familia unida, sin embargo algunas iglesias lo han cambiado y la familia sigue unida, aunque lamentablemente hubo sectores discordantes.

Saludos
Logged
Tags:
Pages: 1   Go Up
  Print  
 
Jump to:  

Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2013, Simple Machines Valid XHTML 1.0! Valid CSS!
Page created in 0.085 seconds with 40 queries.