OrthodoxChristianity.net
November 28, 2014, 05:52:28 PM *
Welcome, Guest. Please login or register.

Login with username, password and session length
News: Reminder: No political discussions in the public fora.  If you do not have access to the private Politics Forum, please send a PM to Fr. George.
 
   Home   Help Calendar Contact Treasury Tags Login Register  
Pages: 1   Go Down
  Print  
Author Topic: LA APARICION DE LA CRUZ DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO (1925)  (Read 949 times) Average Rating: 0
0 Members and 1 Guest are viewing this topic.
Fr Siluan
Jr. Member
**
Offline Offline

Posts: 63


WWW
« on: December 18, 2004, 11:30:43 PM »

LA APARICION DE LA CRUZ DE NUESTRO SEá¦OR JESUCRISTO
(En las proximidades de Atenas en 1925)


A principios del siglo xx, y especialmente en la segunda década, existían en Grecia, tanto en el poder como en el Patriarcado Ecuménico, fuertes movimientos anti-eclesiá­sticos y secularistas. Entre las acciones de estas fuerzas, figura la introducción forzada del calendario Gregoriano, que sólo es adecuado para los negocios, la bolsa y otras actividades mundanas.

No obstante, lit+¦rgicamente en la prá­ctica es inútil e incluso perjudicial. De ninguna manera es posible reconciliar el calendario Gregoriano con nuestro Pascalion Cristiano Ortodoxo can+¦nico.
Ademá­s, la introducción de cambios en el calendario eclesiá­stico, por una Iglesia local, crea una inaceptable desunión lit+¦rgica en el seno mismo de la Iglesia.

Muchos del pueblo griego, se negaron a aceptar estos cambios antican+¦nicos y anti-eclesiá­sticos, siendo forzados por el poder policial del estado. Tales personas sufrieron y contin+¦an sufriendo persecución, prisión y privaciones, a manos del poder policial secular.

Pero los "ojos espirituales de los verdaderos cristianos ortodoxos vieron claramente, incluso en ese tiempo en el que aun no comprendían el mal del nuevo calendario. Este fue un precursor y un signo 'de la mayor herejía en: la historia del mundo: El Ecumenismo.

Mucha gente sin embargo, fue confundida. Muchos empezaron a vacilar. Así como los arrianos estaban en el control del poder mundano en el año 351 y pudieron forzar su herejía sobre todo el imperio, así ahora los renovacionistas del calendario controlaban el poder terrenal en Grecia.

En tiempos tan perturbados y peligrosos, Dios Misericordioso atendi+¦ la necesidad de Su pueblo.

Nuevamente como en el año 351, Dios envi+¦ una maravillosa aparición del signo de la Honorabilísima Cruz para sellar la verdad y avergonzar a los falsos maestros; esta Se+¦al tuvo lugar de la siguiente forma:
"1925, vísperas de la fiesta de la Exaltación de la Honorabilísima y Vivificadora Cruz de Nuestro Señor y .Salvador Jesucristo, 14 de septiembre, de acuerdo con el calendario de la Iglesia Ortodoxa. Se ofici+¦ el servicio de vigilia (toda la noche) en la Iglesia de San Juan el Te+¦logo en un suburbio de Atenas. A las 21,00 hs., má­s de 2000 verdaderos fieles ortodoxos se reunieron en la Iglesia y sus contornos, para asistir al servicio, dado que a muy pocas Iglesias verdaderamente ortodoxas, las autoridades civiles, les permitieron abrir. La gran concurrencia del pueblo no podía pasar desapercibida a las autoridades.

Alrededor de las 23,00 hs., fue despachado un batall+¦n de la policía hacia la Iglesia "para prevenir cualquier desorden que pudiese ocurrir en una reunión tan grande". La aglomeración era demasiado multitudinaria para que la policía tomara alguna acción directa o arrestase al sacerdote, así que se mezclaron entre los fieles en el desbordado atrio de la Iglesia.

Entonces, prescindiendo de los verdaderos motivos de su presencia, contra su propia voluntad, pero de acuerdo a la Voluntad que excede todo poder humano, fueron partícipes de la milagrosa experiencia de la multitud de fieles.

A las 23,30 hs. comenzó a aparecer en el cielo sobre la Iglesia, en la dirección noroeste, una brillante y radiante Cruz de Luz. La Luz no sólo iluminaba a la Iglesia y a los fieles, sino que por sus rayos las estrellas del despejado cielo se hicieron borrosas y el atrio de la Iglesia fue llenado de luz casi tangible.

La forma de la Cruz misma, estaba dada por una luz especialmente densa y podía verse claramente como una Cruz bizantina con una barra angulada hacia abajo. Este milagro celestial dur+¦ media hora, hasta la medianoche, y entonces la Cruz comenzó a levantarse lentamente, verticalmente, como la Cruz en manos del sacerdote en la ceremonia de la Elevación de la Cruz, en la Iglesia. Al llegar a la verticalidad, comenzó gradualmente a palidecer.

El lenguaje humano no es capaz de comunicar lo que ocurrió durante la aparición. Toda la multitud se postr+¦ y con lá­grimas cantú himnos, alabando al Señor con unidad de corazones y de bocas. La policía estaba entre aquellos que lloraban, descubriéndose s+¦bitamente en el fondo de sus corazones, una fe de ni+¦os. La multitud de creyentes y el batall+¦n de policía se transformaron en un +¦nico reba+¦o de fieles. Todos fueron alcanzados por un santo éxtasis.

La vigilia continu+¦ hasta las cuatro de la ma+¦ana, luego todo este torrente humano regres+¦ a la ciudad, llevando las noticias del milagro, por el cual aún temblaban y lloraban.

Muchos de los incrédulos, sofistas y renovacionistas, comprendiendo su pecado, su culpa, pero sin deseos de arrepentirse, intentaron por todos los medios explicar o negar este milagro. El hecho, que la forma de la Cruz fuese tan neta y claramente bizantina (a veces llamada Cruz Rusa) con tres barras, la inferior angulada, anulaba completamente cualquier argumento de fen+¦meno físico accidental, y que esto haya ocurrido durante la primer gran herejía, debe alcanzar a los ortodoxos con el especial sentido de la magnitud e importancia de la cuestión del calendario y lo relacionado con él.

Ninguna persona sensible puede discutir sobre esto livianamente, con razonamiento secular o argumentos mundanos.
Los renovacionistas, como los arrianos en el año 351, son dejados sin atenuantes ni mitigación.”



TROPARIO Tono 3

"Cuando la tormenta del Ecumenismo comenz6 a soplar,. Oh Salvador, contra Tu Santa Iglesia y todos los fieles fueron dejados a la tempestad como lo fueron los Apóstoles en el mar de Galilea, Tu concediste sellar con el signo de Tu Honorabilísima Cruz, Oh Misericordioso el calendario' de Tu Iglesia como un símbolo del verdadero camino.
Por ello, clamamos con alegría: Por la oraciones de
la Madre de Dios, Oh Salvador, sá­lvanos".

KONTAKION Tono 4

"Atenas se regocijo, Oh Salvador, al ver el milagro de Tu compasión. Porque Tu hiciste brillar el símbolo de nuestra salvación para el consuelo de los fieles y para testimonio de la verdad.
Por ello, Oh Santo, nosotros alabamos tu inefable condescendencia".

Logged
Tags:
Pages: 1   Go Up
  Print  
 
Jump to:  

Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2013, Simple Machines Valid XHTML 1.0! Valid CSS!
Page created in 0.039 seconds with 28 queries.