OrthodoxChristianity.net
July 30, 2014, 09:59:32 PM *
Welcome, Guest. Please login or register.

Login with username, password and session length
News: Reminder: No political discussions in the public fora.  If you do not have access to the private Politics Forum, please send a PM to Fr. George.
 
   Home   Help Calendar Contact Treasury Tags Login Register  
Pages: 1   Go Down
  Print  
Author Topic: Carta de los legionarios ortodoxos en la Guerra de España  (Read 932 times) Average Rating: 0
0 Members and 1 Guest are viewing this topic.
Mexican
Elder
*****
Offline Offline

Faith: Oriental Orthodox
Jurisdiction: Coptic Orthodox Church of Alexandria
Posts: 489


« on: January 11, 2004, 09:54:28 PM »

Durante la Guerra Civil Española, un contingente de soldados cristianos ortodoxos de Rumanía, encabezados por Vasile Marin y Ioan Mota, partieron rumbo a la España Católica a luchar por Jesucristo. Este es su testamento ante el mundo.

En la Natividad del Señor

¿De nuevo los pueblos de la tierra se preparan para las fiestas y las alegrías de la Navidad del Señor, del santo nacimiento de Cristo.

Pero esta alegría está­ hoy oscurecida, en todas las almas por la inquietud: por la suerte de la institución cristiana del mundo, institución dada por Dios mediante el envío de Su Hijo, cuyo nacimiento vamos a celebrar ahora de nuevo.

Porque he aquí que la mano del Diablo ha desatado en nuestros días la má­s encarnizada guerra contra la Iglesia, fundada por Nuestro Señor Jesucristo. Nunca, desde que el Salvador vino a nosotros, se ha sublevado una parte de la humanidad con tanto odio y empuje para destruir la institución y el orden cristiano del mundo. Mueren los hombres por millares, unos para destruir los altares de los templos de Cristo y otros para defenderlos. El comunismo es como la bestia roja del Apocalipsis, que se levanta para expulsar a Cristo del mundo.

Hoy, en la Navidad del Señor, no nos está­ permitido tener sólo alegría en nuestras casas, sino también el cuidado de guardar el mayor don que nos ha hecho Dios, enviando a su Hijo entre nosotros.

Sin duda, la bestia roja será­ vencida al fin, pues la Iglesia fundada por Cristo no podrá­ ser vencida ni «por las puertas del Infierno». Pero he aquí, sin embargo, que en los países donde el comunismo diab+¦lico ha vencido, la Iglesia ha sido aniquilada. No para siempre, pero sí para el siglo actual, Y en su lugar se ha ense+¦oreado el poder diab+¦lico de la incredulidad, de la corrupción, con los sufrimientos y la muerte espiritual y corporal de los hombres de hoy. Creemos en la resurrección de la Iglesia, tanto en Rusia, como en la España comunista. Pero esta resurrección, como la salvación de nuestra patria, de la desgracia del dominio del Anticristo, depende de nuestro esfuerzo. Dios ha dicho que «las puertas del Infierno no prevalecerá­n contra la Iglesia», porque Dios ha tenido confianza en el esfuerzo de los hombres, en su adhesión a á«l.

Pero si no nos despertamos y no nos lanzamos al cumplimiento de nuestro deber en la guerra que han desencadenado las huestes diab+¦licas, entonces sobrevendrá­ la catá­strofe, como ha sobrevenido en otras partes. Y quien sabe cuantos siglos de expiación, de esclavitud y de tortura, tendrá­n que pasar sobre las vidas de nuestros desgraciados descendientes, hasta que seamos dignos de alegrarnos de nuevo, del se+¦orío de la Iglesia sobre las almas de los hombres.

La hora de hoy es una hora difícil. Del cumplimiento de nuestros deberes en esta hora, depende el hecho de que las futuras generaciones de hombres, hijos, nietos y bisnie-¡tos nuestros, se alegren o lloren en el día de Navidad.

No permitamos que nuestros descendientes pierdan los beneficios espirituales del nacimiento del Salvador. No les dejemos una patria sin iglesias, sin imá­genes santas, sin la protección de las manos de Dios. No dejemos a nuestros hijos una vida en la que se perderá­n para Cristo.

Y para esto, no huyamos ante el sacrificio para defender la Cruz.

Sólo este sacrificio puede rescatar a Jesucristo para nuestros descendientes; sólo por este sacrificio podrá­n tener a Jesucristo entre ellos en el día de Navidad de los años sucesivos, de los siglos venideros.

Porque sin lucha valerosa, ni el Arcá­ngel San Miguel ha podido librar al Cielo de las huestes de Lucifer, de las huestes de los á­ngeles rebeldes.

Los legionarios rumanos que en estos días de Navidad luchan por la Cruz en tierra española os llaman para que les sigá­is.

ION I. MOTZA

(De «Libertatea» n+¦ms. 37 y 38, Navídad de 1936.)


Logged
Tags:
Pages: 1   Go Up
  Print  
 
Jump to:  

Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2013, Simple Machines Valid XHTML 1.0! Valid CSS!
Page created in 0.039 seconds with 28 queries.