OrthodoxChristianity.net
November 26, 2014, 10:04:25 PM *
Welcome, Guest. Please login or register.

Login with username, password and session length
News: Reminder: No political discussions in the public fora.  If you do not have access to the private Politics Forum, please send a PM to Fr. George.
 
   Home   Help Calendar Contact Treasury Tags Login Register  
Pages: 1   Go Down
  Print  
Author Topic: Epistola Pascual del Metropolitano Hilarion, Primer Jerarca de la ROCOR  (Read 1343 times) Average Rating: 0
0 Members and 1 Guest are viewing this topic.
Roberto
Newbie
*
Offline Offline

Faith: Ortodoxa
Jurisdiction: ROCOR
Posts: 20

San Hilarión Troitsky, Ruega a Dios por nosotros


WWW
« on: April 29, 2009, 06:18:12 PM »

EPISTOLA PASCUAL   
de Su Eminencia Hilarion,
Metropolitano de America Oriental y Nueva York
Primer Jerarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia

Justos Reverendos Hermanos y Compañeros Pastores, Justos Honorables Padres, Hermanos y Hermanas amados en el Señor:

CRISTO HA RESUCITADO

Hoy, en las iglesias mas que repletas con multitudes de fieles, se elevan a Dios canciones de alabanza y agradecimiento. Celebrando con regocijo, con alegres himnos espirituales recibimos la triunfante Resurrección del Salvador desde la tumba. Animado por la alegría espiritual me apresuro a visitarlos a todos ustedes, a través de ésta epístola, para expresar místicamente el saludo de Pascua a todos los creyentes miembros de nuestra Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia.

Diciendo “En verdad resucitó”, espiritualmente  participo desde mi corazón el saludo Pascual a todos ustedes!
¡Que en la luz de Su Resurrección el Señor le conceda a Su Iglesia paz, fortalecimiento en la Fe y una esperanza cada vez mayor en el crecimiento del amor!

El origen de la extraordinaria alegría  que estamos sintiendo es el hecho de la resurrección de Cristo— el mayor de todos los milagros en la historia del mundo, que ha dispersado las tinieblas del sentido del destino de los seres humanos.  Debo mencionar que súbitamente Sus discípulos y apóstoles, aterrados y deprimidos por la crucifixión del Salvador,  fueron imbuidos de una gran inspiración para confesar la fe en el Cristo resucitado. Ellos, así como los muchísimos mártires que les siguieron, sufrieron y murieron por Cristo Quien murió y resucitó. A pesar de terribles persecuciones y sufrimientos la Iglesia Cristiana primitiva creció y se fortaleció, porque, ante los ojos de los apóstoles y sus seguidores era visible la luz de la victoria del Bien y de la Vida sobre el maligno. Esta circunstancia psicológica, persuasiva e indiscutiblemente constituyó la base para la fe en Cristo resucitado.

Con su Resurrección, el Señor abrió el camino a la salvación personal de cada uno de nosotros. Sin embargo, cada uno debe labrar su camino de vida individual para alcanzar, a través de Cristo, que es “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14.6), la resurrección y la vida eterna. El camino del regocijo Pascual en el Señor nos fortalece para llevar la cruz de la vida, constituida por las penas y debilidades propias y las de quienes nos rodean, las dificultades que encontramos en el camino, los muchos y variados problemas y trastornos con que somos visitados por Dios, Quien “en la profundidad de su sabiduría y su amor por la humanidad arregla todas las cosas y asegura a cada uno todo lo que le es beneficioso.”

En estos tiempos, muchos de nosotros estamos en un torbellino sufriendo por causa de la crisis económica que atenaza al mundo entero. “Crisis” es una palabra griega que significa juicio. En las circunstancias dadas, se podría decir que el juicio indica que nuestra común avidez por perseguir el enriquecimiento y la adquisición de bienes materiales no puede resultar en felicidad verdadera. En la tribulación que nos sobrecoge debemos lograr no solo el ponderar lo “único necesario”, sino que la orientación hacia la búsqueda activa de la felicidad en Dios y Su imagen, la que esta reflejada en nuestros prójimos, es decir, aquellos a quienes encontramos a nuestro lado. En este empeño la señal de la Cruz del Señor nos tiene que mantener atentos, tiene que darnos fuerza y coraje. Si cada uno de nosotros recuerda que el camino de la Cruz del Salvador terminó en la Resurrección, que el Señor nos conducirá hacia Él, hacia la gloria y felicidad eterna, será mas fácil para nosotros y para quienes nos rodean el soportar la pequeña cruz de nuestras vidas.

Que la luz de la Resurrección de Cristo dirija nuestros pasos hacia la senda que conduce al Reino de Dios, que “el amor, la alegría, la paz, la longanimidad, la bondad, la benevolencia amorosa, la fe, la mansedumbre y la templanza” (Gálatas 5:22-23) habiten el mundo, especialmente nuestras diócesis, monasterios, parroquias, comunidades misioneras, escuelas parroquiales, hogares de ancianos, todas las instituciones y organizaciones sociales de nuestra amada Iglesia Rusa en el Exterior, para que podamos ser “la sal de la tierra” y la “luz del mundo”. Amén.

Con la alegría Pascual en la Resurrección de Cristo
 
+Hilarion,
Metropolitano de America Oriental y Nueva York,
Primer Jerarca de la Iglesia Rusa fuera de Rusia
Pascua del Señor, 2009

http://www.russianorthodoxchurch.ws/synod/eng2009/4enmhpashaepistle.html

Logged

Diácono Roberto León Ramírez
Tags: epistola  pascual  pascua  metropolitano  Hilarion  ROCOR  synod  orthodox 
Pages: 1   Go Up
  Print  
 
Jump to:  

Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2013, Simple Machines Valid XHTML 1.0! Valid CSS!
Page created in 0.044 seconds with 29 queries.